viernes, 6 de octubre de 2006

NBA "Estafa" Tour.


Después de asistir al partidito entre el Barça y los Sixers de Philadelphia lo único positivo que saco es que otra vez se demuestra que en Europa se juega un baloncesto mucho más dinámico, global y bonito que en la NBA.
Un equipo como el Barça que no ha empezado nada bien la temporada, con jugadores importantes como Kasun y Fran Vazquez que no hacen nada del otro mundo a pesar de ser de los mejores pagados, se comió literalmente a unos Sixers que dieron mucha más pena que gloria.
Como siempre que hay estos partidos de pre-temporada para los americanos tienen la excusa perfecta, como comentó Maurice Cheeks al final del encuentro (uno de los entrenadores más sobrevalorados de la NBA) que su equipo hace 5 días que entrena juntos y tal... Tiene toda la razón del mundo y hasta que no se enfrenten en plenitud de facultades 2 equipos punteros NBA contra Europa no se sabrá con certeza todas las preguntas que nos hacemos.
Iverson no existió, a pesar del apoyo increible, unánime y enfervorizado de muchos en el Sant Jordi (nunca había visto tantas camisetas de un mismo jugador juntas); Webber a pesar de ser un tío con una clase infinita, empieza a arrastrarse por las lesiones; Iguadala es un saltarín, de momento y Mo Cheeks será el soltero de oro, pero como entrenador...

La gente hacía cola para entrar al St. Jordi y a medida que nos íbamos acercando a la entrada (éramos un grupo de 5) veiamos que todo el mundo se amontonaba en un sitio: las casetas donde se vendía merchandising NBA. El señor Stern está contento, una réplica NBA (las que son planchadas, cutres a más no poder) se vendían 5 euros por encima de su precio en cualquier tienda de España. Está claro que hicieron caja a tope porque cada vez que pasabas por allí, todo el mundo compraba cosas. LA NBA AUMENTA SUS INGRESOS PERO BAJA MUCHO LA CALIDAD DEL JUEGO, eso al señor Stern parece no importarle, la máquinaria de consumo se pone en marcha una vez entras en el pabellón. Un partido que tiene 48 minutos de juego, se convierte en un suplicio (exagerando un poco) de 3 horas. Tiempo muerto por aquí, tiempo muerto por allá. Parones continuos.

En el tema táctico no hay color alguno. Los Sixers se dedican ha jugar aclarados, bien para Iverson (su juego de 1x1 no funcionó ni mucho menos) para que tire o divida o buscar a Webber al poste bajo para que los jugadores del lado débil intenten un corte hacia canasta; la otra alternativa es el "carretón" para Kyle Korver. Todo esto ante una defensa con mucha más riqueza táctica (como diría el gran Moncho Monsalve) sirve de poco. Por otra parte el Barcelona, que había anotado en sus últimos 3 partidos una media de 50 y pocos puntos se fué hasta los 102.

El grupo que fuimos salimos decepcionados completamente. Ya no nos creemos la parafernalia de la NBA (eso sí, hay que reconocer que seguiremos viendo los partidos por el plus, está claro). Esperemos que el próximo equipo que venga sean los Suns.

2 comentarios:

  1. El amiguete Drazgon siempre es bastante crítico. A mi ya me hace gracia que los americanos ultimamente se vayan escarmentados de cada acontecimiento internacional al que acuden. Aun deben pensar que el resto del mundo no evoluciona.
    El partido? Para verlo una vez al año esta bien, pero realmente eterno. Ya nos dolía hasta el culo de estar sentado!
    La verdad es que Iverson defraudó, estuvo poco activo en ataque, poco acertado...y también es cierto que había el mayor numero de camisetas con el nº3/m2 que he visto en mi vida. Solo había una con el nº2... la mía!

    ResponderEliminar
  2. jeje .comentaron que webber vio por barna a un chico con su camiseta y de lo que se asombro le hizo una foto al chico :D

    la verdad que yo una vez vi una por dnd vivo y me sono raro, y lo dice uno que no tiene camisetas "comunes" porque las odia

    ResponderEliminar